CONGRESISTA STEVE KING VUELVE A LAS ANDADAS CON DECLARACIONES RACISTAS

EN SU APOYO A LÍDER HOLANDÉS NACIONALISTA, EL CONGRESISTA ESTADOUNIDENSE CONDENÓ EL NACIMIENTO DE BEBÉS INMIGRANTES Y SE REFIRIÓ A LA NECESIDAD DE “SALVAR A LA CIVILIZACIÓN” DE ESTOS.

Inmigración.- King tiene una larga historia de propagar este tipo de ideas e intentar cambiar las leyes de este país para llevarlas a cabo.

Las declaraciones este fin de semana del congresista de Iowa Steve King sobre la imposibilidad de “restaurar nuestra civilización occidental utilizando los bebés de otras personas” causaron un revuelo en el mundo mediático y político por su implicación racista, pero no es la primera vez que King dice cosas por el estilo.

Lo que King hizo este fin de semana fue elogiar al político holandés de ultraderecha Geert Wilders, cuya plataforma anti inmigrante y anti musulmana está generando apoyo en las elecciones de ese país europeo.

Para King: “Wilders entiende que nuestro destino está en la cultura y la demografía, no podemos restaurar nuestra civilización con los bebés de otras personas”.

Según la interpretación más obvia con “otras personas” (en inglés “somebody else´s” babies), King quiere decir, inmigrantes, personas de otras culturas, religiones y razas.

El primero en reaccionar, elogiando a King por sus declaraciones, fue el ex congresista David Duke, mejor conocido por su ideología “nacionalista blanca” y haber sido líder del Klu Klux Klan.

“Dios bendiga a Steve King”, fue el tweet de Duke, quien se declara nacionalista blanco sin ningún pudor y habla de preservar la raza blanca, utilizando etiquetas como #whitegenocide y #diversitydeception

Lejos de ser la primera vez que King expresa este tipo de sentimientos, el congresista tiene una larga carrera de hacer comentarios y de proponer políticas anti inmigrantes.

En 2012, por ejemplo, el congresista King comparó el escoger a los mejores inmigrantes con “escoger los mejores perros de caza”.

“Cuando uno escoge a un perro cazador, es importante no escoger al que está durmiendo en una esquina. Si puedes escoger lo mejor de la camada, hay que escoger a los más vigorosos”, dijo King, usando una típica estrategia de deshumanización de los inmigrantes, que también se utilizó ampliamente en este país contra los afroamericanos.

Cuando algunos criticaron su comparación, dijo enojado que se trataba “de un elogio”.

“Es un elogio, ellos saben que es un elogio, pero lo volvieron un insulto porque son exagerados profesionales”, dijo en una entrevista televisiva.

En 2013, King también estuvo en los titulares por decir que la mayoría de los jóvenes “dreamers” son en realidad narcotraficantes. Lo dijo en forma muy folclórica.

“Por cada buen estudiante, hay 100 que pesan 130 libras y tienen tobillos del tamaño de melones de tanto arrastrar 75 libras de marihuana por el desierto”, dijo King ese año, cuando se discutía la recién anunciada Acción Diferida o DACA para jóvenes inmigrantes.

King repitió y confirmó estas declaraciones en varias ocasiones, años antes de que un candidato llamado Donald Trump, lanzara su campaña presidencial indicando que los mexicanos indocumentados son en su mayoría “violadores y narcotraficantes”.

En 2015, la primera dama Michelle Obama invitó a una “dreamer” con DACA a sentarse con ella durante un discurso del “estado del país” de su esposo, el Presidente Obama.

King se preguntó en voz alta por qué la primera dama invitaba a una “deportable” al recinto del Congreso.

El congresista no solo habla, también hace. Su carrera está plagada de intentos por eliminar la ciudadanía por nacimiento y convertir en “ilegales” a los hijos de inmigrantes indocumentados aunque nazcan dentro de los Estados Unidos.

También intentó muchas veces deshacerse de DACA, cortando fondos para el programa. Pero no estaba solo. En un Congreso en el que durante los últimos años ningún proyecto de ley migratoria avanzaba, las propuestas anti inmigrantes de King siempre encontraban bastante eco.

En 2013, el liderazgo republicano condenó las declaraciones de King con bastante fuerza, aunque los críticos dijeron que no era suficiente.

Pero aquellas críticas parecen fuertes en comparación con las mesuradas reacciones de hoy.

Tanto quien era entonces presidente de la cámara de representantes John Boehner, de Ohio como el entonces líder de la mayoría republicana en el senado Eric Cantor, de Virginia, lo condenaron por esas declaraciones. Pero hoy en día ninguno de estos dos están en el liderazgo.

Boehner, en ese entonces, dijo que los comentarios de King eran “odiosos” y “ofensivos”. En comentarios personales a algunos congresistas hispanos, Boehner agregó que King era un “asshole” (imbécil).

Cantor dijo entonces que sus comentarios eran “inexcusables”.

Esta vez, el liderazgo republicano fue más mesurado en su respuesta. El líder de la Cámara Paul Ryan respondió el lunes por medio de un portavoz diciendo que está “claramente en desacuerdo ya que la larga historia de inclusión es la fuerza de Estados Unidos”

Los republicanos latinos lo dijeron más claro. Especialmente los cubanoamericanos Carlos Curbelo e Ileana Ross Lehtinen, ambos de la Florida.

Curbelo, hijo de exiliados cubanos, le contestó directamente a King por Twitter: “¿será que cuando habla de estos hijos de otras personas se refiere a mí?

Ros-Lehtinen, quien nació en Cuba, dijo que King “no tiene idea” y que “la diversidad es nuestra fuerza”.

La congresista compartió en su twitter un artículo en el que se cita a King este lunes, reiterando durante una entrevista por CNN que realmente lo que quisiera ver es un país “homogéneo, donde todo el mundo luzca igual”.

Algunos demócratas como la afroamericana Barbara Lee reaccionaron así:

Mis antepasados vinieron aquí encadenados. Soy la hija de un veterano. Pero para Steve King, mi familia y yo somos “bebés de otras personas”.

*
Fuente:La Opinion

Comentarios

comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: