FAMILIA DE VETERANO TRATA DE EVITAR DEPORTACIÓN

Inmigración.- Ahora deberá regresar a su natal México tras cumplir una condena en una prisión estatal por delitos graves relacionados a drogas, su familia y grupos que lo apoyan pidieron al abogado del exmilitar que interpusiera un recurso de apelación, divulgó la agencia EFE.

Su madre tiene la esperanza de que Richard Durbin y Tammy Duckworth, senadores federales por Illinois, sometan un proyecto de ley privada para que él pueda solicitar la ciudadanía, dijeron en la iglesia Lincoln United Methodist Church.

Durbin no se comprometió, aunque reconoció la complejidad de la situación.

“Es un caso complicado, no queremos que la gente peligrosa permanezca en este país, pero debemos tener los ojos bien abiertos”, dijo Durbin a wgntv.com el domingo. “Aquí hay un hombre que arriesgó su vida por este país, tal vez pueda pagar por lo que ha hecho mal aquí, y aún así tener la oportunidad de quedarse”.

Pérez Jr., de 38 años, quien estuvo asignado en dos misiones en Afganistán, basó su petición en la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura. En virtud de esa disposición internacional, Estados Unidos acuerda no deportar a personas a países donde podrían ser torturados.

“Si mi hijo es deportado es como mandarlo directamente a su muerte”, afirmó Miguel Pérez.

El abogado de Pérez Jr., Chris Bergin, argumentó en días pasados ante el tribunal que la vida de su cliente estaría en peligro si regresaba a México, donde no vive desde que era un niño de 8 años. Según activistas de derechos humanos y defensores de los veteranos deportados, los cárteles de drogas se enfocan en reclutar exresidentes estadounidenses, en particular veteranos con experiencia en combate para trabajar para ellos, y aquellos que se niegan ponen su vida en riesgo.

Esperanza Montes, madre de Miguel, comentó que él se dio cuenta del cambio en el estatus de su caso tras llamar a una línea telefónica para detenidos que les proporciona información sobre el estatus de sus juicios.

El martes de la semana pasada, cuando Pérez Jr. llamó a ese número, según contó su madre, el mensaje automático le informó que su caso fue decidido en su contra.

Pérez Jr., se mantiene en un centro de detención en Wisconsin, en donde permanece desde 2016, en espera de ser deportado.

Bergin, dijo que se ha entablado una apelación ante la Mesa de Apelaciones de Inmigración (MAI) para que Pérez Jr. no sea deportado, y estimó que el inmigrante podrá permanecer en el país hasta que esa dependencia tome una decisión.

Aunque tiene residencia permanente, Pérez Jr. carga con una orden de deportación tras haber sido condenado en 2010 por haber entregado un maletín de cocaína a un oficial de Policía encubierto.

“Mi hijo fue a pelear contra el terrorismo. No peleó nada más por su familia, él peleó por todos”, manifestó su madre, y señaló que su hijo no cuenta con nexos familiares en México y además requiere de medicamentos ya que sufre de trastornos relacionados con un cuadro de estrés postraumático tras su experiencia en Afganistán.

La activista Emma Lozano criticó la orden de deportar y resaltó que Pérez Jr. sufrió una herida cerebral como consecuencia de una explosión mientras estaba destacado en el conflicto.

“Al mismo tiempo que están hablando de apoyar a los militares, están tirando a un veterano militar a su suerte”, lamentó Lozano.

Pérez Jr. tiene dos hijos, ambos ciudadanos estadounidenses, una hija de 18 años y un hijo de 12. Le preocupa que no pueda volver a verlos si es deportado.

*
Fuente:El Diario

Comentarios

comentarios

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: